Oriastro y Misión Conejo Estelar se unen en una linda actividad para ustedes. Fabrica tu propio proyector de constelaciones. 

Proyector Casero de constelaciones

Sigue las instrucciones en video o baja un poco y sigue las instrucciones en formato de texto.

Comparte con nosotros tu proyector casero

Instrucciones

  • 6 tubos de papel higiénico
  • Tijeras
  • Resistol blanco/ Silicón en frío o pegamento en barra.
  • Dos palillos o un lápiz con mucha punta
  • Una pequeña bola de plastilina (aprox 3x3cm)
  • Media cartulina blanca o de color/ Cartoncillo o papel aluminio como alternativa.
  • Plantillas de constelaciones.
  • Lámpara de mano (recomendada) o de celular
  1. Pega la plantilla de constelaciones sobre la media cartulina/cartoncillo. Esto hará que sean más rígidas y resistentes.
  2. Espera a que seque y posteriormente, recorta cada uno de los círculos siguiendo la línea punteada. (recuerda pedir la ayuda de un adulto y ser cuidadoso con las tijeras)
  3. Una vez recortados, es momento de perforar nuestras constelaciones. Coloca la bola de plastilina bajo el círculo (esto evitará que lastimes tus dedos) y con ayuda del palillo, perfora cada una de las estrellas que forman la constelación.
  4. Cuando termines, es momento de pegarlas. Coloca resistol blanco o silicón en frío sobre uno de los extremos del rollo de papel higiénico siguiendo el contorno. A continuación, coloca la constelación previamente recortada y perforada y presiona firmemente por 1-2min o hasta que el resitol/silicón este seco.
  5. Repite este paso con cada uno de los tubos de papel higiénico hasta tener las 6 constelaciones.
  6. Una vez terminado, ¡Es momento de probarlas! Coloca la lampara bajo uno de los tubos de papel higiénico y apunta al techo o a una pared. Enciende la lámpara y apaga el resto de las luces. Observarás como tus constelaciones cobran vida.

¡Felicidades, lo conseguiste! Ahora, es momento de que juegues con ellas y cuentes tus propias historias del universo. También puedes echar a andar tu imaginación y crear tus propias constelaciones.

  1. Recorta 6 cuadros de papel aluminio 5x5cms y recorta cada constelación de la planilla siguiendo la línea punteada. (recuerda pedir la ayuda de un adulto y ser cuidadoso con las tijeras)
  2. Posteriormente, pega cada constelación en el centro del recuadro de papel aluminio y espera a que seque. (Repite esto para cada uno de los recuadros)
  3. Una vez pegadas, es momento de perforar nuestras constelaciones. Coloca la bola de plastilina bajo el papel aluminio (esto evitará que lastimes tus dedos) y con ayuda del palillo, perfora cada una de las estrellas que forman la constelación, se cuidadoso pues el papel aluminio es delicado y puede romperse.
  4. Cuando termines, es momento de unirlas a nuestro tubo de papel higiénico. Cubre uno de los extremos con el papel aluminio, cuidando que la constelación quede en el centro y baja el excedente sobre las paredes del tubo. Para asegurar el aluminio puedes colocar una liga alrededor del excedente. )
  5. Repite este paso con cada uno de los tubos de papel higiénico hasta tener las 6 constelaciones.
  6. Una vez terminado, ¡Es momento de probarlas! Coloca la lampara bajo uno de los tubos de papel higiénico y apunta al techo o a una pared. Enciende la lámpara y apaga el resto de las luces. Observarás como tus constelaciones cobran vida.

¡Felicidades, lo conseguiste! Ahora, es momento de que juegues con ellas y cuentes tus propias historias del universo. También puedes echar a andar tu imaginación y crear tus propias constelaciones.

Historias

Cisne

Una vez, Faetón, hijo del Dios Helios, tomó prestado el carruaje de fuego de su padre y visitó nuestro planeta. Al llegar, perdió el control del carrruaje y comenzó a prenderle fuego a todo su alrededor. Causando un enorme desastre, que terminó cuando Zeus le lanzó un rayo, matándolo.

Su mejor amigo Cygnus, trató de rescatarlo en el río Erídano, sin lograrlo; por lo que le pidió a Zeus ayuda y este le ofreció un trato: convertirlo en cisne para poder alcanzar el cuerpo de Phaeton a cambio de su inmortalidad.
Cygnus aceptó y recuperó el cuerpo de su amigo. En reconocimiento por su heroísmo, Zeus decidió plasmarlo en las estrellas y volverlo de nuevo inmortal.

Águila

El águila dorada era el único animal capaz de volar de frente a los rayos del sol y fue mensajera de Zeus, por lo que fue enviada para llevar al pastor Ganímedes a vivir al Monte Olimpo y trabajar para él.
En su reconocimiento de su poderío y trabajo, Zeus la plasmó en el cielo.

Lira

Mientras una pareja de enamorados se casaba, la novia, Erurídice fue mordida por una serpiente y enviada al inframundo. Con un terrible dolor, Orfeo su esposo, fue a recuperarla. Pronto se encontró con Caronte, el cual le negó el paso. Pero Orfeo tenía en su poder la Lira, la cual era un instrumento mágico con el cual componía melodías tan cautivantes que hacían calmar a las bestias más feroces y con esto logró pasar hasta llegar con Hades, dios del inframundo.

Llegó a un trato con Hades: recuperaría a Eurídice si salía del inframundo sin voltear hacia atrás. Orfeo accedió y salió del inframundo, pero en el último instante decidió comprobar que su esposa venía atrás; causando que Eurídice se desvaneciera para siempre.
En memoria de su amada, continuó vagando por la Tierra y tocando hasta su muerte. Zeus decidió colocar a la Lira en las estrellas, en su honor.

Escorpión

Orión era conocido como el mejor cazador en la Tierra, pero también era conocido por ser muy presumido y engreído. Por lo que un día Artemisa, diosa de los animales, lo retó a cazar a todos los animales del planeta Tierra.

Orión aceptó y acabó con todo animal que se le cruzaba, hasta que se encontró con un escorpión. Al verlo, se burló de su pequeño tamaño y trató de matarlo con su pie. El escorpión lastimado, se defendió picando a Orión en la axila, matándolo.

En recordatorio del orgullo de los hombres; Zeus decidió colocar a ambos personajes en los cielos, con una regla muy importante: nunca se encontrarían uno con el otro.
Es por ello que en las noches de verano podemos ver al escorpión, mientras que en las de invierno aparece Orión.

Osa y Osa Mayor

La Osa Mayor es una de las constelaciones más antiguas conocidas, junto con la osa menor y la estrella polar, nos ayudan a encontrar el Norte donde sea que estés.

Un día, Zeus conoció en Tierra a una ninfa llamada Callisto, de la cual se enamoró perdidamente e iniciaron una relación secreta, pues Zeus estaba casado con Hera. De esta relación secreta, nació su hijo Arcas y con esto, Hera descubrió la traición de Zeus. Hera bajó a la Tierra en busca de Callisto y la convirtió en una gigante osa blanca; quedando destinada a vagar así por el resto de sus días.

Los años pasaron y Arcas se convirtió en cazador. Un día se encontró a un oso gigante al que trató de dispar, pero Zeus observó esto desde el Olimpo y subió a Callisto a los cielos en forma de osa, para protegerla de su propio hijo.

Arcas, al entender lo que pasó, le pidió a Zeus que lo llevara con su madre. Este lo subió a las estrellas, en forma de oso; creándose así la Osa Mayor y la Osa Menor. Hera se enteró nuevamente de esto y envió a Draco, a posarse en el cielo, para que separara a la madre e hijo por siempre.

Oriastro es el proyecto de comunicación científica de Oriana Trejo Álvarez, física y astrónoma por la UNAM y divulgadora de la ciencia por la universidad de Sheffield en Reino Unido. Que tiene por objetivo motivar la curiosidad científica, acercar y facilitar los conocimientos astronómicos  a la sociedad y enseñar que la ciencia es muy divertida y parte fundamental de nuestras vidas.

Misión Conejo Estelar es una iniciativa de divulgación del conocimiento espacial y proyectos espaciales latinoamericanos por medio de contenido digital y físico.